Recordando Salta 2141 desde Firmat

images

“Todo sigue igual en lo recuerdos y en lo que respecta a la causa. Cuando se cumplió el primer año, hasta canales de Buenos Aires me llamaban preguntando; hoy parece que sólo lo recuerdan familiares y todo aquel que intervino en ese accidente. El resto parece indiferente”, comenzó su relato Marquesini.

“Recuerdo como si fuera hoy cuando recibí el llamado desde la Provincia, diciéndome que solicitaban la ayuda de la brigada de búsqueda y rescate urbano, que hacía cinco años habíamos formado. Vayan a Rosario que explotó una caldera y es un quilombo, fueron las palabras textuales que me dijeron. Doy el alerta al jefe de bomberos de Firmat, y el dio aviso al resto de la brigada, que estaba integrada con gente de Wheewright, Villa Mugueta y Bigand. Juntamos los elementos para rescate urbano, salimos a las 11:10 de la mañana, y llegamos al lugar a las 13”, rememoró detalladamente el bombero firmatense.

“Cuando llegamos todos estaban avocados al incendio y en un momento decidimos hacer un ingreso por el estacionamiento de un supermercado, haciendo un orificio en la pared que se llama butrón; entramos al edificio y nos dimos cuenta que había un hueco inmenso y mucho escombro, salimos averiguar y nos dijeron que ahí había un edificio. Todos estaban avocados al incendio y nadie había percatado que faltaba un edificio”, relató Cacho Marquesini.

“Empezamos a trabajar – continuó -,  luego llegaron los federales, las cabezas nos retiraron del lugar, y al separarnos parecía que nos estaban echando. Como éramos los únicos que llevamos las herramientas, me pidieron una moto disco que tenía entre mis piernas, y  le dije que la herramienta se movía sólo conmigo, y ahí me llevaron a hacer unos cortes. Vieron como trabajaba y me dijeron: llama a los tuyos. En la práctica estábamos unidos, y se demostró en los seis días que duró la búsqueda”, agregó Marquesini.

“Fue una experiencia nueva para mí porque siempre practicábamos con muñecos u objetivos que no representaban nada en lo personal. Al ver la realidad, cambiaron un montón de cosas. Uno está acostumbrado a resolver los problemas en pocos minutos y esto nos llevaba días. Era una mezcla de desazón y frustración. Para mí lo más importante fue que a cada familia les devolvimos a sus hijos, fue la labor cumplida”, se sinceró el experimentado bombero firmatense.

Inicio

TDC en Vivo

Inicio

TDC en Vivo