La “Ley Justina” propició beneficios a la donación de órganos

El director del Centro Único de Donación, Ablación e Implante de Órganos, Armando Perichón, se refirió a los beneficios que aportó la llamada “Ley Justina” a la donación de órganos.
“Las leyes se pueden promulgar, pero el problema es si la ciudadanía se apodera de ellas. Afortunadamente, la tarea de difusión de los padres de Justina, generó una corriente de apoderamiento de la ley, y eso se ve claramente en los números fríos”, expresó Perichón.
“La ley ya existía desde 2005, pero la reformulación vino a ordenar algunos desequilibrios que había en algunos artículos. Además, esta ley tiene cosas fundamentales, por ejemplo la habilitación para que Argentina entre en los programas de trasplante cruzados; creo que también puso un límite para que la justicia no sea la que regule esa cuestión, sino los organismos reguladores del estado”, añadió el médico.
Luego, Perichón destacó que la Ley Justina puso un marco de regulación y de horarios para que los jueces no demoren en autorizar los traslados de órganos cuando las muertes se producían por accidente o muerte no natural.

Inicio

TDC en Vivo

Inicio

TDC en Vivo