El almacén de ramos generales del “Turco” Salim en Melincué es el más antiguo del sur de Santa Fe

En la intersección de las calles San Lorenzo y Alberdi, en Melincué, se erige el almacén de ramos generales más antiguo de la localidad y probablemente de la región; la despensa del “Turco” Salim como se la conoce en el pueblo. En esa esquina emblemática, a 100 metros de la comuna y de la plaza central y a 200 metros del mangrullo histórico declarado Monumento Nacional, hay un cartel que indica el año en que se fundó el lugar: 1927. Originariamente el almacén se llamó La Rosarina. Aún sigue conservando los muebles desde la época de su fundación y la libreta de fiado se sigue utilizando como en aquellos buenos tiempos.

Mario Salim es la tercera generación familiar que está a cargo de la despensa desde hace más de 40 años. Heredó “el almacén” de su padre Julio Gregorio que murió a los 80 años. “Espero llegar también a la edad que llegó mi viejo”, soltó risueño Mario.

En ese almacén todo parece detenido en el tiempo. Los muebles, las balanzas y hasta una fiambrera donde se secaban los embutidos o conservaban los quesos. La escalera, de varios metros de altura, sirve para bajar la mercadería que está en las interminables repisas. La libreta de fiado sigue vigente y no se diferencia mucho de las de antaño. Son de pequeño tamaño de unos diez centímetros de ancho por 20 de alto más o menos.

El turco, apodado así en el pueblo, sostiene que la fecha de inauguración la extrajo de una foto de aquella época, pero le consta que “este almacén estaba ubicado en lo que hoy es la Jefatura de Policía de la UR VIII y es previo al año 1927. Sucede que mi abuelo cuando se mudó de aquella despensa, compró una casa que es dónde estamos ubicados ahora y eso fue en 1927. Pero yo estimo que el almacén de mi abuelo Luis Juan Salim estuvo desde los primeros años de 1900”.

LA ROSARINA
Mario Salim no tiene mayores precisiones acerca del arribo de su abuelo, Luis Salim, a Melincué pero “seguramente fue antes de 1900. Cuando él llegó al puerto de Buenos Aires fue embarcado nuevamente hacia Rosario y creo que desde allí se fue con su hermano a Tucumán”, expresó.

Luis Salim vino a la Argentina a los 14 años junto a su hermano que “tendría algunos años más o menos que mi abuelo”, contó Mario. “Vinieron de Siria corridos por el hambre pero también con la idea de forjar un futuro en la próspera Argentina de aquellos años. Años más tarde perdió el rastro de su hermano y nunca más supo de él. Hasta el día de hoy nosotros tampoco sabemos de la suerte de quien era mi tío abuelo”.

RAMOS GENERALES
Según el informe de la secretaria de Turismo de Melincué y ratificado por el propio Mario Salim “el edificio de la despensa conserva su estructura original, el antiguo mostrador para parroquianos, altas repisas de noble madera con diferentes productos para vender a la población: vajilla, ropa de campo, alimentos, lámparas a kerosén, entre otras cosas”. Hoy sigue abierto y es atendido por la tercera generación de la familia.

 

MÁS NOTICIAS

Noticias Relacionadas