Alberto Fernández dijo que planifica una flexibilización de la cuarentena

El presidente Alberto Fernández afirmó este sábado que la salida del aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto hasta el domingo 12 de abril por la pandemia del coronavirus en el país “será en forma paulatina y muy cuidadosa”. Adelantó que algunos sectores y actividades –como las clases en las escuelas, los adultos mayores y la administración pública– continuarán con la cuarentena más allá de esa fecha.

“Tenemos previsto que el domingo próximo se termine la cuarentena, pero es día a día, hay que ir viendo cómo evoluciona. Salir de la cuarentena tiene que ser una cosa muy cuidada”, afirmó el mandatario en una entrevista de 40 minutos que ofreció a radio Mitre desde la residencia de Olivos, desde donde monitorea el cumplimiento del aislamiento en todo el país.

En ese marco, el jefe de Estado explicó que la cuarentena “se va a abrir paulatinamente y habrá casos que deberán seguir en cuarentena” y puso como ejemplo que “seguramente los chicos seguirán sin ir al colegio, la administración pública seguirá con trabajo a distancia y concurrirá la gente elemental para poder movernos, y seguirá la cuarentena en mayores adultos”.

Para analizar esa flexibilización de la cuarentena, Fernández estuvo reunido este viernes en Olivos con sindicalistas, empresarios e industriales, con quienes volverá a reunirse el próximo martes a fin de analizar la apertura del aislamiento masivo en algunos sectores de la producción y el comercio.

“Ayer me reuní con la CAC, la CGT y la UIA. Les planteé que hagamos un comité con los epidemiólogos para ir viendo como flexibilizar la cuarentena, no levantarla, pero eso dependerá de cómo evolucionen las cosas y de las recomendaciones de los expertos”, sostuvo Fernández.

El mandatario explicó: “Lo que no quiero es que nadie sienta que este es un espacio oscuro donde el presidente dice vos trabajas o vos no. Les pedí a los tres sectores, junto a los infectólogos, que participen del comité para ir analizando como paulatinamente levantar la cuarentena”.

“Tendremos que ver cómo volver al trabajo poco a poco porque el mayor canal de transmisión es el servicio de transporte público”, dijo Fernández este sábado, sostuvo que el comercio es uno de los sectores “más lastimados” y dijo que se analiza “de qué manera resolver el tema del comercio, tal vez con delivery para todos los comercios, momentáneamente”.

Según reconoció, “el momento más duro que tendremos que afrontar será la primera quincena de mayo”, donde los contagios llegarían a su pico, y ratificó la importancia del cierre de fronteras: “Si liberamos eso, el riesgo es muy grande; por eso hay que ser cuidadosos con aviones, micros y todo eso”.

Por otro lado, expresó que está “preocupado, enojado y molesto” ante las largas filas que se registraron este viernes en los bancos de todo el país por parte de jubilados y beneficiarios de asignaciones sociales, y reconoció que “alguien hizo mal las cosas, no cabe ninguna duda”, pero aclaró que el gobierno no está “pensando en renuncias”.

El presidente se refirió de esta manera a las largas filas que se registraron en los bancos, lo que motivó que el gobierno decidiera que las entidades bancarias trabajen durante el fin de semana y con horario ampliado para el pago de jubilaciones, pensiones y asignaciones sociales de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) a aquellas personas que no operan con tarjeta de débito.

Finalmente, afirmó que le parece “un acto demagógico” el reclamo de donación de sueldos de funcionarios públicos, en el marco de la pandemia del coronavirus, y destacó que en su gobierno no tiene “a nadie robando plata, ñoqui o recibiendo sobres por izquierda”.

“No me vengan con esas cosas, después nos llaman populistas a nosotros”, dijo Fernández al ser consultado sobre el reclamo de un sector de la población para que los dirigentes políticos se bajen los sueldos y los donen a las iniciativas para combatir la pandemia.