Buscar

“Ojalá que el país se pareciera más a Santa Fe”

 

Esta mañana, el gobernador de Santa Fe Miguel Lifschitz estuvo en Firmat, más precisamente en Parque Municipal “Carlota Joubín” donde entregó un aporte no reintegrable por 15 millones de pesos al Consorcio GIRSU Micro Región 5 A, para realizar el Centro Ambiental.
Tras el acto, el mandatario provincial se dirigió a los estudios de TDC para participar de una extensa entrevista exclusiva en el noticiero del mediodía, en la cual se refirió a esta contribución, y analizó la realidad económica y política de la Provincia y la Nación.
En primera instancia, Lifschitz destacó que su presencia en la ciudad permite “poner en marcha un proyecto muy importante para Firmat y para varias localidades del departamento General López, que van a poder contar a partir de ahora con un centro ambiental para la disposición de residuos sólidos urbanos muy moderno”.
El legislador precisó que el Consorcio GIRSU Micro Región 5 A “estará dotado de la última tecnología que va a permitir reducir al mínimo el impacto ambiental que producen los residuos urbanos, y fundamentalmente recuperar, reciclar residuos orgánicos e inorgánicos”.
“Con esto evitamos impactos ambientales, reincorporamos materiales útiles para la actividad económica, generamos valor y empleo, así que es un proyecto muy importante que se inscribe dentro de la política de basura cero que llevamos adelante dentro de toda la provincia”, añadió.

Fondo Sojero

Luego, Miguel Lifschitz fue consultado de la determinación del gobierno nacional de eliminar el Fondo Federal Solidario y a la posterior creación del Programa de Asistencia Financiera a provincias y municipios que, con un monto total de $4.125 millones, pretende compensar dicha eliminación.
“Esto es parte de una cantidad de medidas un tanto improvisada que se están llevando adelante a partir de la crisis cambiaria y del desajuste de todas las variables económicas que se ha producido en la República Argentina. Para nosotros la eliminación de llamado Fondo Sojero es de altísimo impacto tanto para la provincia como para los municipios y comunas”, subrayó.
“Lo que el gobierno ha propuesto es una solución transitoria de acá a fin de año que va a compensar casi en su totalidad lo que perdían los municipios, no así a la provincia, porque vamos a recuperar la mitad de lo que perdemos. El problema va a ser el año que viene y los años próximos, porque desaparece un fondo muy importante, vamos a tener una pérdida muy significativa. No estamos de acuerdo con esta decisión, pero no podemos revertirlo”, añadió el gobernador.

La coyuntura de las industrias santafesinas

Lifschitz analizó el escenario que atraviesan las industrias santafesinas actualmente, poniendo especial énfasis en las empresas firmatenses como Vassalli y Dasa que viven realidades complejas de crisis.
“Desde el inicio de mi gestión hemos seguido los altibajos que se dieron con Vassalli, ahora apreció la posibilidad de generar una expectativa posible con la presencia al frente de la nieta del fundador de la empresa. Ojalá que signifique retomar el impulso que supo tener esta empresa en la región”, indicó el mandatario.
“Sabemos que la empresa Dasa está con problemas, es la realidad que estamos viviendo en todo el sur de la provincia por el impacto de la devaluación, del aumento de los costos y las tarifas, todo esto en la pequeña y mediana empresa que no tiene espalda para soportarlo genera muchos inconvenientes”, analizó.
En esa línea, Lifschitz dijo que el gobierno provincial está enfrentando esta crisis “como los bomberos, tratando de ayudar y auxiliar en estas situaciones de crisis, pero también con la expectativa de poder superar esta situación el año que viene”.
“Creo que Santa Fe tiene una capacidad y desarrollo muy importante en su sector agro industrial, y no tengo ninguna duda que si hay un sector de la economía que va a repuntar el año próximo es este, y nos va a beneficiar. Ojalá nos acompañe el clima; ojalá que el país se pareciera más a Santa Fe que es una provincia donde nadie está especulando con el dólar o con las tasas, todo el mundo está pensando en la inversión, la producción, en el trabajo. Creo que el día que el país deje de mirar a los capitales especulativos, vamos a tener un país distinto”, argumentó el gobernador de Santa Fe.
Al hablar de las dificultades que padece Argentina, Lifschitz responsabilizó al gobierno nacional porque “hay un gran esfuerzo del gobierno por dar un mensaje a los llamados mercados, que no son otra cosa que grandes grupos financieros que se dedican a la especulación”.
“Un gobierno debe darle un mayor mensaje a sus empresarios, ciudadanos y trabajadores para generar confianza y certezas sobre el futuro. El gobierno del presidente (Mauricio) Macri cometió el error de generar demasiadas expectativas, generó la idea de que rápidamente la situación se iba a modificar, que iba a bajar la inflación”, manifestó.
“Nosotros firmamos un consenso fiscal en noviembre del año pasado donde se planteaba con absoluta convicción que este año íbamos a tener 15 por ciento de inflación y 3,5 puntos de crecimiento, lejos de eso estamos con 4 o 6 puntos de recesión en los que se prevé en este trimestre en curso y con una inflación que supere el 40 por ciento a fin de año. Evidentemente no estamos acertando con las políticas y creo que hay que rectificar la situación, creo que el gobierno está a tiempo, pero tiene que abrirse al diálogo con otros sectores de la política y de la economía”, describió Miguel Lifschitz.
Lifschitz también criticó que la Nación “generó gran expectativa con la obra pública”. “Nos decían que iba a ser la provincia más beneficiada con una inversión de más 50 mil millones de pesos, pero a ninguna de las obras se ha dado comienzo, incluso la autovía de la Ruta Nacional N° 33, que era una de las más avanzadas, pero aún no tenemos noticias”, completó.
La salud es otra de los tópicos que desvelan al gobernador de Santa Fe, exteriorizando que desde la Nación “se van recortando partidas, se demoran los pagos, se restringe los servicios, y esa demanda recae en la provincia, en los centros de atención primaria, hospitales”.
“Históricamente, el gobierno nacional, se hacía cargo de la cobertura de medicamentos y tratamientos de alto costo a través del Ministerio de Salud y el Ministerio de Desarrollo Social, como ser oncológicos, diálisis, de SIDA, fertilización asistida. Nosotros tenemos la mejor predisposición pero también tenemos límites para abarcar esa demanda, implica un esfuerzo muy grande y nos preocupa que no tengamos respuesta para poder solucionarlo”, apuntó.

Una reforma constitucional fallida, ¿por el momento?

El gobernador no eludió hablar del proyecto de reforma de la Constitución de Santa Fe, el cual tuvo su primer revés en la Cámara de Diputados, ya que fue rechazado con 25 votos negativos, 23 positivos y una abstención; y en la cual una de las mayores resistencias se vio justificada con que “se quiso hacer un tratamiento exprés”.
“Hace años que se viene hablando de la reforma, no se puede hablar de tratamiento exprés, desde el inicio de nuestra gestión que hablamos de la reforma, convocamos a los partidos políticos, abrimos un debate amplio con la sociedad civil, elaboramos un proyecto que fue participativo, no hubo acuerdos de cúpulas partidarias; luego nos dijeron que 2017 no era un buen año porque era electoral, entonces, el 2018 era el año especial para debatir la reforma. Nos dijeron que no había proyecto y por lo tanto no se podía discutir, en abril lo presentamos, pasaron tres meses nos pareció un tiempo prudencial para abrir el debate, pero creo que había un sector político importante ligado al justicialismo de frenar el proceso, quizás por especulación política o miedo a los cambios”, apuntó.
“Creo que avanzamos muchísimo, se instaló el tema en la sociedad civil, los medios de comunicación jugaron un papel muy importante, pusimos la pelota en el área, no pudimos hacer el gol, pero no faltará oportunidad en un próximo período que podamos avanzar en ese proceso”, agregó Lifschitz.


Autoexamen de la gestión provincial

En el tramo final de la nota, Miguel Lifschitz hizo un balance de la administración que viene desarrollando al frente de la provincia de Santa Fe desde diciembre de 2015.
“Nuestra gestión está bien valorada por los santafesinos, nuestro compromiso es seguir adelante con todas las acciones que tenemos en marcha, no disminuir la obra pública, hoy hay más de 20 mil familias que tienen un sueldo a fin de mes gracias a la obra pública de la provincia. Cuando termine mi gestión voy a dejar un inversión de casi 80 mil millones de pesos en pavimentos, rutas, escuelas, obras hídricas, y salud”, aseguró el mandatario provincial.
Con respecto a seguridad, Lifschitz reveló que su gobierno “está logrando cambios lentos pero significativos”. “Los indicadores nos muestran eso, los índices de violencia, de homicidio en ocasión de robo y demás delitos han disminuido sensiblemente. Tenemos algunos rebrotes que tienen que ver con la violencia interpersonal, con los llamados ajustes de cuenta en el gran Rosario o gran Santa Fe, pero también estamos avanzando por allí con la acción no solo policial, sino también con el Poder Judicial, el Ministerio Público de la Acusación y las políticas públicas destinadas a contener a jóvenes en situaciones de vulnerabilidad como es el Programa Nueva Oportunidad”, analizó.

Otras Noticias