Buscar

En Vassalli los sueldos siguen atrasados y la producción está complicada

El secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica de Firmat, Diego Romero, se refirió a la situación que atraviesa Vassalli actualmente.
En primera instancia se refirió a la situación que padecieron los empleados con la presencia de un ex directivo de la empresa, Roberto Cinelli, quien según Romero maltrató a dos trabajadores y “prácticamente arrinconó a Luis Cagliari”, actual CEO de la industria.
“Este tipo de gente quebraron la empresa, dejaron deuda, y es una persona que al día de hoy no tiene relación con la fábrica pero hace unos meses anda dando vueltas como para quedarse con la fábrica. Son gente que vienen a hacer negocios inmobiliarios y a vaciar la fábrica, hay una historia atrás de esto y todos lo saben”, precisó Diego Romero.
“Llagamos a la fábrica, vimos que la persona ya estaba dando órdenes y que estaba maltratando al personal, como a la chica que estaba en recepción y al hombre de portería. Entonces, fuimos como representantes del gremio y le dijimos que se retire; él nos dice que tiene un permiso firmado por Girolami, y para nosotros Girolami no existe”; relató el sindicalista.

“Hay una sentencia de un juez que determinó que el nuevo interventor de la sociedad es Luis Cagliari y es la máxima autoridad de la fábrica hasta que se llame a asamblea. La empresa se presentó en concurso para acomodar los números y conquistar nuevos accionistas y saber los números reales de deuda que hay. Con este concurso la Justicia también destrabaría la plata que está pisada en el Banco Nación que son unos 25 millones de pesos, y los 20 millones de pesos que están pisados en la AFIP por Bienes de Capitales”, añadió.
Asimismo, este llamado a asamblea permitiría que “Mariana Vassalli vuelva a la empresa”. “Ella se puso a disposición, dijo que ella recuperaba las acciones pero que hagamos lo que queríamos, que sea cooperativa, venderla o rematarla. Mariana siempre tiró para que la fábrica continúe, nosotros queremos que continúe pero con gente seria”, añadió.
Finalmente, Diego Romero dijo que “los sueldos están atrasados”, y que los trabajadores cobran entre 2500 y 4000 pesos por semana.
“La producción no está en su mejor momento porque no hay insumos, estamos complicados, aunque la próxima semana estamos enviando dos máquinas a Sudáfrica”, cerró Diego Romero.

Otras Noticias