Buscar

Créditos UVA: suben los montos y se escapan del bolsillo del trabajador

El valor de las viviendas subió al mismo ritmo que la divisa estadounidense pero los préstamos, y sobre todo los salarios, quedaron desactualizados. Mientras que el Gobierno evalúa subir los montos de las financiaciones, desde la Oficina del Consumidor advierten sobre la imposibilidad de tomar deuda para comprar una propiedad.
Ante este panorama, el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, se reunió con representantes del sector inmobiliario para avanzar en medidas que faciliten el acceso a la vivienda.
Las opciones que surgieron en el encuentro entre el Gobierno Nacional y los empresarios fueron: que los créditos Procrear acordados, y que estén en proceso de escrituración, tengan un aumento del 10 % en el monto (con el consenso del tomador); que monto de los próximos planes se dupliquen y pasen a de uno a 1,9 millones de pesos.
Sobre dicha decisión del Gobierno Nacional, Ariel D’Orazio, coordinador del Consejo Asesor de Vivienda en la Oficina del Consumidor, señaló que la propuesta del macrismo no es suficiente ya que “las propiedades aumentaron pero los sueldos no acompañaron dicho incremento”.
“No alcanza con la aplicación del 10 por ciento de aumento que plantea el Gobierno, porque el peso se devaluó un 25%”, comentó el militante de la Concejalía Popular, y agregó: “Para ampliar el crédito se necesitan más ingresos iniciales y requisitos, algo difícil para el trabajador”.
Según indicó D’Orazio, la ampliación de los créditos podrían ser obtenidos por personas que ganan entre 35 y 40 mil pesos mensuales, convirtiéndose en una “utopía” para los trabajadores que no llegan a los 18 mil.
En cuanto a la situación de los rosarinos que ya accedieron a un Procrear, el referente de la Oficina del Consumidor comentó que algunos beneficiados, que señaron una vivienda en dólares, tuvieron que pactar con el vendedor de la propiedad un valor distinto al que fue aprobado en el crédito. En algunos casos, por la ayuda de algún familiar o entidad financiera, se pudo cubrir el desfasaje de precios; en otros, los tomadores del crédito quedaron en el camino y perdieron la seña.
“Hay muchas operaciones que se caen, otras que se pactan y otras que se sale a cubrir la diferencia con un esfuerzo de ambas partes”, remarcó.

Fuente: Rosario Plus

Otras Noticias